#InYourFace

Rolling Stones en Hyde Park

Eduardo de la Puente, estuvo en Lóndres viendo el mítico regreso de sus majestades satánicas, al parque que desde 1969 no les veía sus caras. Te cuenta todo, acá. 
Por: Eduardo de la Puente
Enviado Especial de Rock & Pop

“¿Alguno de ustedes estuvo acá en 1969?”, preguntó Jagger. Levantaron la mano unos cuantos. Al menos en el sector en el que me tocó estar que, para envidia del pueblo rolinga, se situaba a apenas 5 metros del escenario.

Del escenario ¿eh? No de la valla.

Mirá que he visto a los Stones, pero nunca tan cerca.

Y casi 50 años más tarde de aquel mítico show algunos llegaron vivos (ponele) para verlos de nuevo en el mismo lugar. Hyde Park desbordaba. Y es muy grande.

Antes de la banda de Ron Wood (bueno, perdón) pude ver a Gary Clark Jr, que en estos tiempos viene sonando en la radio imponiendo su blues tejano y que es apadrinado por los Stones.

Después subió The Temper Trap, una banda que se mete en el terreno del sonido atmosférico y que, lejos de ser uno de esos camiones que transportan caca, le puso onda a un estilo que por momentos tiene intenciones de Coldplay o de Radiohead pero que la rockea un poco más. Párrafo aparte para Johnatton Aherne, el bajista, que me hizo acordar a Javier Malosetti en apariencia y movimientos, además de resultar un buen tipo con el que pude charlar después. Cero nota. Charla que no interesa excepto a los dos que charlaron.

Ya casi llegando a la cabeza del cartel pisó el escenario The Vaccines… y me gustaron. Suena por momentos a ésto, de a ratos a aquello otro. Validaron lo que han mostrado en sus dos discos con energía, desparpajo, canciones cortas y provocativas.


Y una hora más tarde, abriendo con “Start me up” y cerrando con “Satisfaction”, los Rolling Stones dieron un show de dos horas y se notaba que jugaban de locales.



¿Qué te puedo contarde nuevo, si sos de los que los viste en vivo o en alguno de los 2000 videos que existen?

Que tuve la suerte de estar muy, muy cerca, de escucharlos con el mejor sonido que me tocó y que atravesaron el atardecer de Hyde Park adentrándose en la noche londinense.

No sé qué cantidad de generaciones se mezclaban entre las decenas de miles de personas. Pero escuché hablar alemán, español, francés, italiano… vi gente de Sudáfrica, vi miradas que traspasaban el lenguaje y se juntaban en un idioma que hablamos todos.

Porque por historia e importancia -le guste a quien le guste y a quien no, lo lamento- los Stones son la banda viva más grossa del mundo. A esta altura tu abuelita sabe quiénes son y es probable que los haya escuchado. Y cantado. Y bailado.

Wood y Richards prendidos fuego, con más vitalidad que dos pendejos de 20. Jagger haciendo de sí mismo, con la garganta enterísima. Watts que sigue siendo un reloj suizo.

Excepto un par de temas nuevos todo fue un grandes éxitos. Ahora, apenas 120 minutos más tarde, empiezo a bajar.

Mirá el arranque del show y escuchá las dos primeras canciones





¡EN VIVO!